29/3/11

EL VATICANO

Historia de  la  Ciudad Vaticano :

 La Santa Sede de la Iglesia Católica


El Estado de la Ciudad del Vaticano surge a raíz del Pacto de Letrán firmado por Pío XII y Benito Mussolini el 11 de febrero de 1929, durante el pontificado de Pío XI. Con este pacto entre la Iglesia Católica y el gobierno italiano se dio por terminada la disputa con Italia que existía desde 1870 a consecuencia de la pérdida de los Estados Pontificios. El concordato estableció la creación de este minúsculo estado independiente que garantizaba la autonomía total del Papa.

abajo te muestro un mapa de l interior de la Ciudad:


CIUDAD DELVATICANO:

Es la única ciudad del estado Vaticano. Ocupa 440.000 m2 y es el estado más pequeño e influyente del mundo. Como ya dijimos, es independiente desde 1929, por el Tratado de Letrán, y el soberano es el Papa. Está enclavada en la zona Oeste de la ciudad de Roma. Tiene moneda y sellos propios, y la lengua es el latín y el italiano.
El nombre de Vaticano procede de los vaticinios que en ella se efectuaban. En 1984 fue declarado Patrimonio Mundial.

¿¿¿UN POCO DE HISTORIA???

La historia del Vaticano resulta imposible de separar de la historia de Roma. En el año 590 el Papa Gregorio Magno logró estabilizar las fronteras y demarcar el territorio pontificio, siendo el papado el mayor terrateniente de Italia. En 1059 se establece que son los cardenales quienes eligen al Papa, esto produce un aislamiento militar del Papa, que provoca que se traslade en 1309 a Avignon. Gregorio IX regresa a Roma en 1377 a petición de los romanos. En 1870 los ejércitos italianos invaden Roma y la convierten en capital del reino, dejando al Papa la propiedad del Vaticano. Actualmente lo que queda en el Vaticano no son territorios, ni industrias, sino sólo la capitalidad espiritual del cristianismo. El único ejército de la ciudad del Vaticano es la guardia suiza, que adorna pero no mata, como dicen los italianos.
Sus principales atractivos turísticos son: Visitar la Basílica, subir a lo alto de la cúpula y ver la Capilla Sixtina en el Museo Vaticano.


La Construcción del Vaticano
En el siglo I, la Emperatriz Agripina hizo secar los pantanos del valle y creó los jardines imperiales. Pero pronto el Emperador Nerón los convirtió en un Circo Romano donde se llevaban a cabo carreras de carros y ejecuciones – es probable que aquí se hayan hecho mártires San Pedro y otros cristianos.

En el año 315, durante el reinado del Emperador Constantino, se construyó una basílica en el lugar de la tumba de San Pedro. Hacia el siglo XV esta basílica se estaba derrumbando, por lo que el Papa Julio II sentó la primera piedra de la nueva iglesia. 150 años aproximadamente  después, cuando ésta estuvo finalizada, cada gran arquitecto renacentista, de Bramante a Maderno, habían participado de su diseño.
Los muros leoninos que rodean y protegen la ciudad fueron construidos por el Papa León en el 846. El Palacio Vaticano, construido en el siglo XII, se convirtió en la residencia oficial de los Papas en 1377 luego de que el Papado retornara de su exilio en Aviñón. Una vez retornados del exilio, los Papas convirtieron al Vaticano en un centro de la cultura durante todo el período del alto renacimiento, comisionando obras a artistas tales como Da Vinci, Rafael y Tizziano.



Gobierno y Política:
El jefe del Estado, que concentra los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, es el Papa, elegido por un cónclave de cardenales. La Curia Romana es la encargada de desarrollar la administración del Estado por delegación papal. Los idiomas oficiales son el latín y el italiano. La moneda, según un acuerdo suscrito con la Unión Europea, es el euro.

Economía del Ciudad del Vaticano
El país no tiene una economía comercial, al estilo de otros estados. Sus ingresos provienen de donaciones de fieles, de entradas de museos, venta de sellos y ciertas publicaciones, entre otras fuentes. No podemos definir, por tanto, los conceptos de Producto Interior Bruto o exportaciones de la forma en que se ha hecho con el resto de países.

El presupuesto de la Ciudad del Vaticano prevé los siguientes ingresos y gastos:

Ingresos:

209,6 millones de dólares EEUU (Convertidos según Paridad del poder de compra). Año 1997

228 millones de € (Tipo conversión: 1 dólar = 1,0882 € al 30/01/01)

Gastos:

198,5 millones de dólares EEUU (Convertidos según Paridad del poder de compra). Año 1997

216 millones de € (Tipo conversión: 1 dólar = 1,0882 € al 30/01/01)

El Vaticano dispone de terminal ferroviaria, un periódico (L'Osservatore Romano) y una emisora de radio (Radio Vaticano).

LUGARES TURISTICOS

1.- BASÍLICA DI SAN PIETRO (BASILICA SAN PEDRO)

Es la basílica más importante y grande de la Cristiandad, así como el centro del mundo católico. Puede albergar a 60.000 personas, siendo sus dimensiones: 186 m. de longitud, 140 m. de anchura y 120 m. de altura.

Fue construida en el S.IV por Constantino, sobre el lugar de la sepultura del apóstol San Pedro. Se comenzó a reedificar en 1506 en estilo renacentista y barroco, hasta que en 1546 Miguel Ángel asumió el proyecto. En 1626 el Papa Urbano VIII consagró el nuevo templo

Esta inmensa plaza elíptica, una de las más grandes del mundo, está hecha de 4 filas de un total de 284 majestuosas columnas dóricas. En el centro de la plaza se erige un obelisco egipcio del antiguo circo de Nerón, rodeado por fuentes del siglo XVII.

Bernini concibió una gran entrada para los fieles, que son abrazados por los “maternales brazos de la iglesia” al acercarse a la plaza. Una vez dentro, las columnas dóricas se convierten en un refugio, y una estación para las procesiones y otros eventos sagrados de la Iglesia Católica.
2.- PIAZZA DI SAN PIETRO (PLAZA SAN PEDRO)

Es una de las plazas más monumentales del mundo. Construida en 1656 por Bernini, tiene forma elíptica con dos grandes semicírculos, formados por 284 gigantescas columnas dóricas y 88 pilares, coronados por 140 estatuas.

En el centro se alza el obelisco egipcio de 25,50 m. de altura, procedente de Heliópolis en época de Calígula. Lo flanquean dos fuentes barrocas del S.XVII.
3.- C Ú P U L A


Es obra de Miguel Ángel, y es una de las obras arquitectónicas más majestuosas de todos los tiempos. Tiene 137,50 m. de altura y 42,45 m. de diámetro.

Se puede subir a lo alto de la cúpula. Un ascensor te sube hasta la terraza del Vaticano. A partir de aquí se suben unas escaleras interiores que bordean la cúpula, de tal manera que a medida que se sube, las paredes se van inclinando cada vez más. Desde lo alto se admira una maravillosa vista de la ciudad.

4.- PUERTA SANTA

Cinco puertas de bronce dan acceso al interior de la Basílica. La última de la derecha es la Puerta Santa.


Esta puerta tan solo se abre en los años de jubileo, significando el perdón a aquellos peregrinos que llegan hasta Basílica.

5.- CAPILLA DE SAN PEDRO

Junto al baldaquino de Bernini construido en 1633 (son las cuatro columnas centrales que se encuentran debajo de la cúpula, y en el centro el Altar Mayor, en el que sólo celebra misa el Papa), está la capilla subterránea donde está la tumba de San Pedro.



6.- ESTATUA DE SAN PEDRO

Se encuentra en el último pilar de la derecha. Construida en el S.XIII, San Pedro aparece sentado en su trono.

Esta estatua en bronce, ha sido siempre muy venerada en el curso de los siglos, como lo prueba el pie derecho, consumido por los besos de millones de fieles.

7.- RELACIÓN DE LOS PAPAS

En el interior de la Basílica, hay este mural en que está la inscripción de todos los Papas que han habido, desde San Pedro a Juan Pablo II, indicando el año en el que accedieron al pontificado.

8.- PALACIO APOSTÓLICO

Desde 1377 es la residencia oficial de los Papas, con 1.400 salas, cámaras y capillas en una superficie de 55.000 m2.

LA HISTORIA DE LOS PAPAS
El Papa es la cabeza de la Iglesia Católica Apostólica Romana y jefe del Estado Vaticano. Es el obispo de Roma, y entre sus títulos se cuenta el de Sumo Pontífice (del latín súmmum póntifex, 'máximo constructor de puentes'), tomado de los emperadores romanos. La palabra papa proviene del latín papas y éste del griego (páppas), que es una forma cariñosa de decir 'padre'.

El evangelio refleja la voluntad de Jesucristo de que sus discípulos permanecieran unidos bajo la dirección de Pedro, a quien Jesucristo dio ese nombre en un momento solemne, llevando a sus apóstoles a una ciudad edificada junto a una roca, Cesarea de Filipo: "Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra, Yo edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no prevalecerá contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los cielos; y todo lo que atares sobre la tierra será también atado en los cielos; y todo lo que desatares sobre la tierra será también desatado en los cielos" (evangelio de Mateo, 16, 13-20).

Los apóstoles elegidos por Jesús como principales responsables de extender su mensaje "hasta el final de los tiempos" (Mateo 28,20), se reunieron, a petición de Pablo (quien ya después de su conversión al cristianismo había acudido a presentarse ante Pedro y los demás apóstoles), en Jerusalén, para solventar los primeros problemas graves surgidos acerca de las relaciones entre el cristianismo y la ley mosaica (Hechos de los Apóstoles, 15).

El gobierno jerárquico de la Iglesia católica se basará en adelante en la autoridad de los sucesores de los apóstoles, llamados obispos, reunidos en concilio bajo la autoridad del primero de los obispos. Éste es el obispo de Roma, llamado Papa, porque tanto Pedro (que primero se trasladó de Jerusalén a Antioquía de Siria) como Pablo murieron en Roma, y por tanto la iglesia de esa ciudad fue reconocida como cabeza de las demás. Para el caso de Pablo, además del testimonio de sus cartas desde la prisión romana, existen testimonios arqueológicos y escritos de su martirio en Roma. Más importante es el caso de Pedro, a quien propiamente se considera que suceden los 263 papas que después de él han regido la Iglesia católica.

Las excavaciones arqueológicas realizadas en la segunda mitad del siglo XX bajo el altar mayor de la Basílica de San Pedro de Roma probaron que la tumba principal allí contenida, junto a varias inscripciones con el nombre "Petrus", contiene restos del siglo I.

 Existen además numerosos testimonios escritos. Los dos más importantes son:

La carta de Clemente Romano (tercer sucesor de Pedro), dirigida hacia el año 98 a los fieles de Corinto. En ella menciona el martirio de Pedro en Roma hacia el año 64, y el de Pablo. El hecho de que se dirija con autoridad a una Iglesia lejana (griega) deja claro que los cristianos reconocían la autoridad del sucesor de Pedro.

Veinte años más tarde (hacia el 117), el obispo Ignacio de Antioquía (Iglesia que también había sido presidida por Pedro), escribió siete cartas a sus fieles mientras viajaba como condenado a muerte hacia Roma. En una de ellas pide a los cristianos romanos que no intercedan por su liberación, pero aclarando que "Yo no os mando como Pedro y Pablo". Además de un testimonio del martirio romano de los dos principales apóstoles, lo es a la vez de la sumisión de las demás iglesias a la de Roma.

El Evangelio de Juan, redactado a fines del siglo I, cuando Pedro ya había muerto, no señala el lugar de su martirio, pero alude claramente a la muerte de Pedro por el martirio, y sabe evidentemente que fue ejecutado en la cruz (Juan 21). Que el lugar es Roma puede deducirse por los versículos finales de la primera carta de Pedro, que dice estar escrita en "Babilonia". La identificación entre Babilonia y Roma aparece en el Apocalipsis de Juan (14, 8; 16) y en la literatura judía apocalíptica y rabínica.

Otro documento cristiano, la "Ascensión de Isaías", redactado hacia el año 100, habla en estilo profético (documentando en realidad algo ocurrido en el pasado) de que uno de los doce apóstoles será entregado en manos de "Beliar, el asesino de su madre" (Nerón). El "Apocalipsis de Pedro", datable también a principios del siglo II, muestra también conocer el martirio de Pedro en Roma, al dirigirle esta frase: "Mira, Pedro, a ti te lo he revelado y expuesto todo. Marcha, pues, a la ciudad de la prostitución, y bebe el cáliz que yo te he anunciado".

Los testimonios sobre la muerte de Pedro en Roma continúan en oriente, con el obispo Dionisio de Corinto (180 d. C.); en occidente, con Ireneo de Lyon (muerto en el 208, discípulo de Policarpo, que a su vez había sido discípulo del apóstol Juan), y en Africa, por Tertuliano (muerto en el 220). Aún es más importante el hecho de que no haya iglesia cristiana que pretenda para sí esta tradición ni se levante una voz contemporánea que la combata o ponga en duda. Puede verse al respecto: Hubert Jedin, "Manual de Historia de la Iglesia", Herder, Barcelona 1980, tomo I, pp. 186-188.

HECHOS Y CIFRAS DEL VATICANO :

Hasta la fecha, han habido 265 Papas. 81 son reconocidos como santos y 9 son bendecidos. De los primeros 32 Papas, 28 eran mártires. 10 Papas han tenido muertes violentas. Al menos 14 Papas abdicaron o fueron depuestos de sus cargos.

La gran mayoría de los Papas eran de origen italiano o romano. El reinado más corto fue el de Estéfano II quién murió cuatro días después de ser elegido. El más largo fue el de Pío IX quien dirigió la Santa Sede durante 32 años. El más joven fue Juan XXII, elegido a la edad aproximada de 18 años. El mayor, Gregorio IX, sobrevivió 14 años luego de su elección hasta los 86.

Los Papas solían mantener sus propios nombres luego de ser elegidos. La tradición de tomar un nuevo nombre comenzó en el 533 cuando el cura romano Mercurio tomó el de Juan II, porque la iglesia no podía tener un Papa con nombre de dios pagano.

LA ELECCION DE UN PAPA
El Colegio de Cardenales elige un nuevo Papa en una reunión denominada cónclave, donde los miembros votantes son encerrados en la Capilla Sextina, sin contacto con el mundo exterior. No pueden abandonarla hasta que haya sido elegido el nuevo sucesor. Las votaciones se realizan diariamente hasta que se elige el Papa con dos tercios de mayoría.
Una vez que los votos han sido contados, se los quema en un horno especial. Los observadores miran hacia la chimenea de la capilla esperando el humo negro –votación inconclusa- o el humo blanco –la elección del nuevo Papa.

El cardinal diácono más viejo anuncia a los fieles “Habemus Papam”. El nuevo Papa, con las vestiduras apropiadas, hace su aparición y se le otorga el Anillo del Pescador. Asume luego su lugar de honor y el resto de los cardenales le ofrecen su obediencia y reciben su bendición por primera vez. La coronación se realiza al día siguiente.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada